martes, 8 de septiembre de 2015

Friedrich Nietzsche

149.  LA FLECHA LENTA DE LA BELLEZA

La belleza más noble no es la que nos deslumbra instantáneamente, la que nos seduce por asaltos tempestuosos y embriagadores (que fácilmente provoca el disgusto), sino aquella que se insinúa lentamente, la que uno lleva dentro de sí en el pensamiento, y que un día, soñando, se vuelve a ver delante, y que por fin, después de haberse modestamente circunscrito en nuestro corazón, toma posesión completa de nosotros, llena nuestros ojos de lágrimas, nuestro corazón de deseo. (...)


Friedrich Nietzsche, Humano, demasiado humano, nº149 del Tomo I.