lunes, 31 de agosto de 2015

Oda ligera a la ligereza


Reír es ser maduro.

Llevar grave
y serio el semblante
o los ojos escupiendo
desprecio a otras miradas,
¿a esto llamáis madurez?

¿A esa mirada que es un triste faro
que busca solamente
atraer, con luz oscura,
extraviados navíos
a sus violentas aguas,
a sus rudos peñascos:
a su afilada sombra?

A ese crispado entrecejo
que hiere a mi mirada
con tan negras cuchillas,
¿llamáisle madurez?

A la pueril y divina
ligereza, a la facilidad
en el asombro, a la risa
solar que hace ver
más hondas las cosas
de claras que las muestra,
¿es esto acaso
inmaduro?

Al enfado expreso,
a la desconfianza y al recelo
llamáis madurez.
Los maduros, los demasiado cobardes
para sonreír, para brillar
de alegría, para confiar ciegamente en los otros
como confiamos en los brazos
del sueño cuando a ellos
nos abandonamos;
los demasiado cobardes, decía,
para ver en el otro a un semejante
y para a su vez no castigarlo
con el relato
del castigo que según ellos ha sido
su entera vida; estos son
los que deben, los que necesitan
crecer: madurar
de infancia.

Necesitan las frescas alturas
de la alegría, para poder ver el mundo
desde arriba y admirarlo
como es: y es que
desde las entrañas de la tierra
tan sólo se ve uno a sí mismo,
y la pena
y sus penas
son el mundo,
y el mundo
sólo es una
grande pena.

Mas si sintierais pena verdadera,
sonreiríais. Yo sonrío siempre
que puedo porque laten
pesares en mi fondo, y sé
que sólo mi olvido de ellos
es su cura.
La medicina, el remedio
verdadero es la anestesia.

La eterna y rica cura de la pena
es el pobre y transitorio
olvido de la misma
por parte del que sufre,
por parte del que olvida,
por parte del que olvida
que olvida sus heridas.

¡Por eso reír quiero cuanto pueda!
Mas no puedo, como loco, reír solo:
¡acompañadme!

Yo quiero que mi risa,
maduro y tierno fruto,
sea la semilla
de otra risa y otra risa.
La risa es el mayor descubrimiento
-no puede ser
un invento este milagro-
con que hombre y mujer jamás han dado.

Recuerda siempre:
reír es ser maduro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Expláyate cuanto quieras... Como si quieres ponerme verde, adelante.